Si te hubiera conocido a los 85~86

No estaría aquí, en este rígido camarote, lleno de obsesivos recuerdos dejados por efímeros visitantes.

No tendría que ver todas las mañanas la clásica escena tragicómica por la ventana de la habitación.

Tampoco tendría que soportar a aquel personaje con su vestido largo, su rostro pálido y su libro amarillento, hablándome incoherencias que a mi edad es imposible darles algún sentido.

Ya no habría motivo para mover estos músculos, macizos en su mejor tiempo,  y que ahora se asemejan a un par de elásticos gastados; so pretexto de mejorar aquel movimiento errático y cuasicómico de mis extremidades.

No tendría que quedarme viendo la carrera sin fin entre el horario y el minutero, ambos cansados de la monotonía a la cual han sido encadenados hasta el fin de los tiempos.

//edit

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: